contacto@gercar.es

Carpinteria de calidad en madrid

Tarima natural o sintética

Tarima natural o sintética

La elección del tipo de suelo es una de las decisiones más importantes que debes tomar al renovar o construir tu hogar. Una de las opciones más populares es la tarima, ya que ofrece una apariencia elegante y atemporal.

Sin embargo, cuando se trata de elegir entre una tarima natural o sintética, puede ser difícil determinar cuál es la mejor opción para tu hogar. Por eso, en este artículo, analizaremos las características y diferencias entre ambas. De esta manera, podrás tomar una decisión informada y encontrar la opción perfecta para tus necesidades y preferencias estéticas.

Características de las tarimas sintéticas

Las tarimas sintéticas son una opción popular y cada vez más utilizada para suelos en hogares y espacios comerciales.

Están hechas de materiales como PVC, vinilo o fibra de vidrio, y ofrecen varias ventajas sobre las tarimas naturales. Por ejemplo, las tarimas sintéticas son más duraderas y resistentes al agua, lo que las hace ideales para áreas con alta humedad o exposición a la lluvia.

Una de las tarimas sintéticas más recomendadas es Tarima Quick Step, que ofrece una amplia variedad de diseños y acabados que imitan la apariencia de la madera natural. Además, son fáciles de mantener y limpiar, y su instalación es más sencilla que la de las tarimas naturales.

No obstante, es importante tener en cuenta que las tarimas sintéticas pueden ser menos cálidas y acogedoras que las tarimas naturales. Además, algunas personas prefieren la sensación y apariencia auténtica de la madera natural.

Características de las tarimas naturales

Las tarimas naturales están hechas de madera real, lo que les da una sensación y apariencia auténtica y cálida. Cada tabla de madera tiene su propia textura, color y patrón únicos, lo que hace que cada tarima cuente con una estética especial.

Además, son más respetuosas con el medio ambiente que las tarimas sintéticas, ya que provienen de fuentes renovables y son biodegradables. También tienen una mayor capacidad de aislamiento térmico y acústico, lo que las hace ideales para hogares y espacios comerciales donde se desea un mayor confort.

Por otro lado, las tarimas naturales pueden ser más susceptibles a los efectos de la humedad, lo que puede hacer que se deformen o agrieten con el tiempo.  Requieren más mantenimiento y cuidado que las tarimas sintéticas. Estas deben ser lijadas y barnizadas periódicamente para mantener su aspecto y proteger la madera.

Las tarimas naturales ofrecen una sensación y apariencia auténtica. Sin embargo, requieren más mantenimiento y pueden ser más susceptibles a los efectos de la humedad que las tarimas sintéticas.

¿Elegir una tarima natural o una sintética?

Elegir entre una tarima natural o sintética depende de tus necesidades y preferencias personales. Aquí te presentamos algunos factores que debes considerar para tomar una decisión correcta:

  • Apariencia: Si prefieres una apariencia auténtica y cálida, la tarima natural es la mejor opción. Si te gusta la apariencia de madera natural pero prefieres una opción más resistente al agua y duradera, la tarima sintética puede ser una buena alternativa.
  • Durabilidad: Las tarimas sintéticas son más resistentes a la humedad y más duraderas que las tarimas naturales. Esto las hace ideales para áreas de alto tráfico o exposición a la humedad.
  • Mantenimiento: Las tarimas sintéticas requieren menos mantenimiento que las tarimas naturales, ya que no necesitan ser lijadas ni barnizadas periódicamente. Sin embargo, las tarimas naturales pueden ser restauradas y reparadas con más facilidad.
  • Precio: Las tarimas sintéticas suelen ser más económicas que las tarimas naturales, pero pueden variar en función del material y diseño elegido.
  • Sensación y confort: Las tarimas naturales tienen una sensación más cálida y auténtica que las tarimas sintéticas. Esto las hace ideales para hogares y espacios comerciales donde se desea un mayor confort.