contacto@gercar.es

Carpinteria de calidad en madrid

Selección de herrajes para puertas: Estilo y seguridad

Selección de herrajes para puertas: Estilo y seguridad

¿Quieres fusionar la funcionalidad con el estilo y la máxima seguridad en tus puertas? En este caso, los herrajes son elementos imprescindibles que forman parte de estas barreras protectoras. Contrario a la creencia común, no deben sacrificar la estética por la seguridad.

En esta breve guía, te proporcionamos algunos consejos sobre cómo elegir los herrajes adecuados para garantizar que tus puertas combinen lo práctico con lo atractivo. Obtén la protección que necesitas sin comprometer el diseño.

La elección del material de los herrajes para puertas es un proceso integral que implica considerar factores como la durabilidad, el mantenimiento, la estética y el presupuesto.

Los materiales más utilizados son el acero inoxidable, el plástico, el aluminio y el latón. Cada uno cuenta con atributos únicos. Se han diseñado para satisfacer las exigencias y los gustos de los diferentes usuarios.

Acero inoxidable: resistencia y durabilidad asegurada

Las soluciones de acero inoxidable son conocidas por su estabilidad, durabilidad y resistencia a arañazos e impactos mecánicos. Todo esto gracias a la aleación de acero al cromo-níquel. Quedan muy bien en una puerta Kiuso y suelen ser muy utilizados para cerraduras y manillas.

Respecto a este material, será necesario pulir de manera regular para mantener su longevidad. Asimismo, se recomienda usar tornillos de acero inoxidable durante la instalación para prevenir la oxidación.

Plástico: combinación perfecta entre la versatilidad y la higiene

Las piezas de plástico, generalmente de poliamida, son muy versátiles. Encajan muy bien en interiores o exteriores. Destacan por su higiene y facilidad de limpieza. Son ideales para entornos como consultorios médicos y residencias de ancianos.

Cabe destacar que su sensibilidad a la radiación UV puede reducir el tiempo de vida útil, ser susceptible a daños y presentar decoloración con el tiempo. Sin embargo, han pasado a ser opciones muy económicas y ligeras.

Aluminio: elegancia, durabilidad y fácil de mantener

Los herrajes de aluminio son fabricados con aleaciones resistentes a la corrosión. Destacan por su durabilidad y facilidad de limpieza. La superficie anodizada (una capa invisible de protección sobre el metal) fortalece su resistencia a la humedad y los efectos mecánicos.

Además, podrás conseguir una amplia disponibilidad de colores, tanto mates como brillantes. Este aspecto favorece una integración estética y sencilla.

Latón: clásico, estético y de calidad

Los herrajes de latón se caracterizan por ser muy elegantes. No obstante, pueden ser más susceptibles a la corrosión. Será necesario llevar a cabo un mantenimiento regular con limpiadores suaves, así como aplicar un protector anticorrosión para evitar la formación de pátina.

Si quieres optar por la estética del latón sin comprometer la durabilidad, te sugerimos seleccionar accesorios de acero inoxidable con imitación de dicho material.

A fin de escoger el herraje adecuado se recomienda considerar la combinación natural con la puerta, el mobiliario y otros elementos del entorno. El propósito es generar una apariencia visualmente coherente.

Asimismo, conviene considerar otros factores como la durabilidad, el mantenimiento y las preferencias estéticas. Las cerraduras seguras disuaden a posibles ladrones, mientras que manillas y picaportes (bien diseñados) facilitan el manejo de la puerta.

La asesoría de un distribuidor especializado puede proporcionar orientación valiosa para tomar una buena decisión. Finalmente, es necesario tener presente estas variables:

  • Las cerraduras son componentes imprescindibles para la seguridad. Ayudan a disuadir a posibles intrusos y aseguran la integridad de la puerta.
  • Las manillas contribuyen al aspecto estético y facilitan la apertura y cierre de la puerta.
  • Las palancas mejoran la funcionalidad y el manejo de las puertas.
  • Los cerrojos y cilindros de cierre aportan capas adicionales de seguridad. Suelen ser especialmente útiles en situaciones que requieren un mayor nivel de protección.